Te invito a visitar mi otro blog con temas de geofisica

domingo, 15 de junio de 2014

Más efectos ambientales de los sismos

Además de los efectos geológicos (deslizamientos, procesos de licuefacción, tsunamis, falla geológica)  los sismos también pueden afectar el medio ambiente, tal como ha quedado demostrado a raíz de los más sismos ocurridos en, China (2008), Haití y Chile (2010) y Japón (2011). Los estudios realizados por Thummarukudy (2010), Liberona & Vera (2010), Fariña et al (2012), Wang et al (2012), destacan que con respecto al medio ambiente los sectores más afectados han sido la industria, la ecología, el ámbito sanitario  y la gestión de residuos o escombros.
Se tiene el caso del sismo de Wenchuan (12-05-2008), en China, Wang et al (2012),  realizaron una evaluación para saber de qué manera se vio afectado el servicio del ecosistema, para este fin utilizaron el modelo InVEST (Modelo de valoración integrada de servicios de ecosistema y compensaciones desarrollado por el Proyecto de Capital Natural de la Universidad de Stanford, Universidad de Minnesota, Fundación Mundial para la Naturaleza (WWF)  y La  Conservación de la Naturaleza (TNC)). El estudio determinó que las pérdidas mayores se produjeron en la conservación del suelo, seguido por el servicio de almacenamiento de carbono y servicios del ecosistema relacionados con el agua.
En el caso del sismo de Haití (2010), los investigadores encontraron varias falencias en el sector medio ambiental. Thummarukudy (2010), responsable de la misión científica desplegada en Haití, mencionó que este país es uno de los países más degradados desde el punto de vista ambiental, ya que las prioridades del gobierno antes del sismo, estaban centradas en otros aspectos más urgentes; quizás uno de los principales problemas que enfrentaron en Haití fue la gestión de escombros, más de 250000 construcciones colapsaron, lo que generó decenas de millones de residuos sólidos que por sus diversos orígenes podían convertirse en fuentes de contaminación, además la alta concentración de personas en los campamentos llegó a ser un problema sanitario de consideración.
En Chile, el sismo ocurrido el 27 de febrero de 2010, encontró un país mucho mejor preparado ante eventos de esta naturaleza, debido a que el gobierno llevó adelante una reforma para mejorar la gestión de desastres después de las experiencias vividas con los sismos ocurridos en Valparaíso (1910), Chillán (1939), Valdivia (1960). En la actualidad Chile cuenta con una exigente Norma de Diseño Anti-sísmico pero, según Liberona & Vera (2010), a raíz del sismo del 2010 se evidenciaron algunos aspectos débiles como por ejemplo la respuesta ante las catástrofes, una planificación territorial que carece de variables geológicas y medioambientales, faltan sistemas de pronóstico, diagnostico y fiscalización en el terreno de infraestructuras. Fariña et al (2012) llevaron a cabo un estudio del impacto del sismo de Chile, según mencionan en su trabajo, los cambios que estos eventos generaron, tanto en los ecosistemas y hábitats, como en las especies, son aspectos que se deberían estudiar a profundidad y darse a conocer a la comunidad, los resultados de ese estudio  demostraron que,  la contaminación industrial ponía en riesgo la salud de la población, el sismo tuvo consecuencias en la infraestructura sanitaria, colapso de pasivos ambientales mineros,  falta de normativas para el traslado de residuos y escombros a lugares específicos.
Fariña, L., Opaso C. & Vera, P. (2012) Impactos ambientales del terremoto y tsunami en Chile. Las réplicas ocultas del 27-F, Publicaciones Fundación Terram,  164pp.
Liberona, F. & Vera, P. (2010) Sismo y tsunami: Consecuencias ambientales y propuestas de reconstrucción, Publicaciones Fundación Terram, ADCMA 27, 10pp.
Thummarukudy, M. (2010) Haiti Mission Report, 20 January - 19 March 2010, United Nations Environment Programme.Ultimo acceso 04 noviembre 2013, http://www.eoearth.org/files/163901_164000/163952/haiti_unep_mt_mission.pdf.
Wang, Y.K., Fu, B. & Xu, P. (2012). Evaluation the impact of earthquake on ecosystem services. Procedia Environmental Sciences, 13 (2012), 954 – 966.